Ir al contenido

Villa Anastasia o el encanto de la rúa Progreso en O Porriño

img_0021
Estampa del edificio, con su escalinata de acceso, la terraza perimetral, la cubierta a ocho aguas y su jardín afrancesado. FOTOS: J. M. G.

JESÚS MANUEL GARCÍA. Si estamos acostumbrados a ver detalles ornamentales en las fachadas que en Vigo ha dejado el arquitecto Jenaro de la Fuente, entonces es normal que su buen hacer nos salga al encuentro si observamos las fachadas de una preciosa casa ubicada en el número 9 de la Rúa do Progreso, frente a la estación de ferrocarril. Hablamos de Villa Anastasia, un edificio que pertenece a la arquitectura ecléctica que ubicamos entre los últimos años del siglo XIX y los primeros del XX. No hay ningún documento, por ahora, que sostenga definitivamente que el autor de este inmueble sea Jenaro de la Fuente. Pero no es menos cierto que en las fachadas observamos detalles curiosamente propios del modo de hacer del mencionado arquitecto. Como señala Iglesias Veiga y comprobamos comparando lo hecho en Vigo con este caso concreto, en la zona superior de las ventanas hay decoración utilizando una clave prismática y una moldura plana que decoran el arco, moldura que continúa por los laterales del vano. Los arcos de puertas y ventanas son aquí escarzanos.

img_0023
Detalle de uno de los tramos perimetrales del jardín, con árboles con solera.

Villa Anastasia tiene planta cuadrangular con dos pabellones prismáticos que se ubican a ambos lados en la fachada trasera del edificio. La cubierta es muy curiosa, pues tiene ocho aguas con perfil quebrado. Recuerda a una casa colonial o a una casa de muñecas. Los pabellones traseros se cubren a cuatro aguas. Las cuatro fachadas del edificio son iguales apreciándose tan solo en la principal, la que da a la calle, un elemento que la diferencia y resalta: una escalera. Hay otro detalle que aporta encanto a este singular edificio porriñés, el cuerpo inferior sobre el que se levanta, cuerpo base más ancho que la planta de la casa de modo que permite crear una terraza que recorre toda Villa Anastasia, con varanda metálica que forma tramos delimitados por pilastras, todas ellas culminadas con floreros. Las fachadas son de bloques de piedra, perpiaño y cachotes, estando tan solo bien trabajadas las piedras que enmarcan puertas, ventanas, cornisas, pilastras. Es posible que décadas atrás todo lo que no fueran estos elementos citados estuviese pintado de blanco.

img_0022
El inmueble tiene gran encanto en una villa que se permitió derribar numerosos edificios antiguos por otros carentes de valor estético.

La casa está rodeada de espacio ajardinado de estilo también ecléctico. Aún se ven parterres de influencia francesa y árboles con solera que aportan un encanto especial al conjunto. La separación de la calle se hace mediante una verja y pilares. Esta es una de esas casas que hoy llaman la atención en una villa que ha perdido mucha arquitectura tradicional, cambiando edificios con solera e historia por construcciones sin valor estético alguno.

Publicado elArquitecturaGaliciaO PorriñoPatrimonio

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *