Ir al contenido

El faro de la Isla de Ons

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
IMG_9599
El faro se compone de una torre octogonal adosada a un edificio de planta baja con planta en forma de U. FOTO: J. M: G.

JESÚS MANUEL GARCÍA. Vamos a conocer hoy el faro de la isla de Ons, en el término municipal de Bueu, Pontevedra. Está considerado como un importante punto de referencia marítima dado el emplazamiento estratégico de la isla. En su punto más elevado, el Alto do Cucorno, con 128,4 metros sobre el nivel del mar, se ubica este faro, que mira hacia el exterior de la costa pontevedresa. Y mientras hoy apenas hay fareros, personas que cuidan estas torres y su maquinaria de señales luminosas, en el caso de Ons aún trabaja el ser humano.

Una de las atracciones de esta preciosa isla gallega es ir caminando a lo más alto, al faro. Desde el muelle se puede seguir la principal calle, primero empedrada y más adelante cementada, que nos llevará hasta la cancilla que protege el terreno donde se ubican el faro de Ons y una torre de comunicaciones militar. El paseo es cómodo porque la subida no resulta exagerada. El mar al fondo nos hace compañía, y la sencillez de algunas casitas típicas isleñas, en las que vemos una sombrilla, o ropa puesta a tender, o ves de corral sueltas. Entre la vegetación que bordea el camino se oyen movimientos posiblemente de lagartos que se asustan con la presencia humana. La cancilla del faro está abierta de par en par, el telefonillo no parece funcionar y un cartel impide el paso a toda persona ajena al faro. Pero, de hecho, los visitantes suben hasta el edificio, consolándose con verlo solo por fuera. Este faro tiene su propia ruta, destacada en los folletos turísticos locales en color amarillo, con sus cuatro kilómetros y un desnivel de 120 metros.

IMG_9600
Panorámica del conjunto, desde el que cada noche se guía a los barcos que navegan por esas aguas atlánticas. FOTO: J. M. G.

El faro consta de una torre octogonal adosada a un edificio de planta baja en forma de U. En 1865 se encendió el antiguo faro cuyos destellos de luz tenían un alcance de 17 millas, es decir, 31,48 kilómetros gracias a una lámpara que utilizaba aceite de oliva. En el año 1902 se proyectó construir el faro que hoy vemos, instalación que quedó inaugurada en 1926, con sus doce metros de altura. La torre tiene 3,70 metros de diámetro y la luz se consigue mediante a un sistema de vapor de petróleo a presión consiguiéndose un alcance de 24 millas  mediante cuatro destellos cada 24 segundos. En 1990 el faro se alimentaba de energía fotovoltaica. El año pasado, en 2015, este faro cumplió 150 años de servicio a la navegación marítima por el Atlántico.

IMG_9631
El mar aquí convertido en entrada a la Ría de Pontevedra, donde los tonos de verde y azul se vuelven espectáculo y paraíso. FOTO: J. M. G.

En el año 1966 Staffan Mörling fotografió a Ramiro Otero Patiño encendiendo la camisa del quemador de queroseno a presión en este faro. En esa foto se aprecian los cuatro grupos de lentes que flotaban en mercurio que eran girados por una maquinaria precisa a la que Patiño tenía que dar cuerda, como si de un reloj se tratase. En aquella época, en una isla agrícola y pesquera, trabajar en el faro daba de inmediato cierta categoría social al farero. Aquellas tecnologías contrastaban con la vida rural insular.

Y hoy, en las noches de Ons, las ráfagas sobrevuelan la isla con un halo de misterio que invita a los visitantes que se mueven en la zona de los restaurantes a subir hasta la cumbre, hasta el lugar del que parten esos destellos con los que tan hermosa ínsula saluda a los mercantes que en horario nocturno navegan por las aguas del océano, mercantes que ven también otros bailes lumínicos ofrecidos por toda una sinfonía de faros en tantos lugares estratégicos de estas benditas rías gallegas. El de Ons forma parte de un paisaje de gran belleza cual es el del Parque Nacional das Illas Atlánticas de Galicia. Digno de ver y disfrutar.

 

 

 

Published inArquitecturaFaroGaliciaIngeniería

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!