Ir al contenido

OPINIÓN: Oportuna rebeldía cultural desde Ourense

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

JESÚS MANUEL GARCÍA

Unos pensaron que lo que se estrenó el jueves 12 en Ourense era algo así como un conciertito de pub vintage o una fiesta de final de curso. Otros se dejaron llevar por una idea errada de mezclar churras con merinas, es decir, política con cultura. Y por una u otra razón el éxito y el despertar de una iniciativa cultural sorprendente desde la, en varios aspectos, anodina ciudad de Ourense, no tuvo en los medios generalistas el eco que debiera. Hubo silencios muy clarificadores y ausencias no carentes de significado.

El pasado jueves, día 12 de mayo, no cabía un alfiler en el Auditorio Municipal de Ourense. Se llenó. Muchos ciudadanos sabían que algo bueno e importante iba a suceder y tal cual pudieron comprobarlo. Se trataba de un trabajo hecho con cariño y con mucha precisión durante meses. Un equipo que ronda el medio centenar de personas que saben lo que tienen que hacer. Sobre el escenario pusieron en bandeja una ópera rock que nada tiene que envidiar a otros productos similares que se ven en teatros de Madrid, Barcelona, Londres o Nueva York. Fue una primicia ourensana y por tanto, gallega. Quienes sabiéndolo optaron por ignorarla, hicieron gala de actitudes rancias.

Hoy supimos que a las integrantes del universalmente conocido grupo The Corrs se les iba a entregar, seguramente ya se les haya dado, una copia del libro-cedé de The Rebel. El embajador de Irlanda en España, David Cooney, delante de quien esto escribe se mostró muy sorprendido y satisfecho con The Rebel, e insistió, mirando a su esposa, en que nada parecido había por esos mundos, y menos en su propio país, ahora que la isla esmeralda celebra el centenario del Alzamiento de Pascua. Influirá el señor embajador, no quepa duda. Una personalidad que se vio arropada por el cariño de tantos espectadores y sin embargo a su lado no había ningún representante oficial. Cooney se dio cuenta pero la emoción que a él y a su familia les causó la ópera rock le hizo “olvidar” el feo. 

Los lazos tendidos por la experiencia The Rebel se están tejiendo a gran velocidad y en los próximos meses habrá novedades. El proyecto empieza a circular mucho más allá de las fronteras provincianas de Ourense. Saben de él The Corrs, saben de él en la Embajada de la República de Irlanda; saben de él en los Estados Unidos y ahora saben de él muchas más personas insospechadas gracias a las redes sociales. The Rebel made in Ourense está hecho para triunfar a lo grande. Ese es su destino, su hoja de ruta. Y pasar a la historia, como mínimo, musical de la Galicia del siglo XXI. Posiblemente también a la irlandesa, como una experiencia seria que habla de un trozo de la historia contemporánea de aquel país tan similar a nuestra Galicia, que complementa los actos que con motivo de ese centenario allá tienen lugar.

No se debe mezclar política y cultura. Cada cosa en su sitio. Máxime cuando este proyecto fue creado desde el ámbito estrictamente privado, sin subvenciones. Y aunque alguno de sus dirigentes esté de acuerdo con una determinada ideología, en The Rebel no había políticos ourensanos. En su equipo solo están presentes profesionales que tuvieron la genial iniciativa que se encuentra, en estos momentos, ante un futuro prometedor. Cuando se suban nuevos peldaños, todos aquellos que hoy ignoran a capricho esta gran iniciativa creativa en la ciudad de As Burgas, harán lo imposible por querer estar y por salir en la foto. Puede que, entonces, ya sea tarde para ello. Por ese complejo menú en el que se funde una cierta dosis de pijismo con otra pizca de ridiculez y un puñadito de tontería de quien o quienes puedan creerse que tienen su comodidad y mando en un flamante despacho junto a los Campos Elíseos, en la Quinta Avenida o en pleno Westminster, cuando en realidad están en la, por poco tiempo como las cosas no cambien, tercera ciudad de Galicia. Hay que adquirir otras miras y apoyar cuantas cosas buenas surgen a nuestro alrededor. De lo contrario, algo falla. Y ese fallo Ourense no se lo merece.

Published inGaliciaMúsicaÓpera rockOpiniónOurense

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!