Ir al contenido

OPINIÓN. Menú con gusanos… llueve sobre mojado en Vigo

JESÚS MANUEL GARCÍA

En el servicio de cátering del hospital Álvaro Cunqueiro no aprenden. O sigue habiendo fallos en los menús, en cuanto a su presentación y calidad o sencillamente están introduciendo nuevos ingredientes hasta ahora exóticos en nuestra dieta. Un paciente ingresado en este hospital recibió como menú esta misma semana una dieta que marcaba lomo… adobado con gusano. Al menos, por segunda vez, que se sepa, aparece un gusano en la alimentación que el HAC da a los pacientes. Vomitivo el plato, asquerosa la presentación, impresentable e inmerecida por los sufridos pacientes que permanecen en este centro en el que ya se estila el hábito de bajar a la cafetería a por alimentos para quienes nada más ver y oler los platos del menú prefieren arrinconar la bandeja con todo su contenido.

No puede ser que continúen estos fallos en el hospital. Alguien tiene que tomar cartas en el asunto. A ver qué hace el gerente, que anda estos días muy ocupado, ahora con la cita ante el juez. No hay derecho a que se sigan entregando platos como este último. Ya van demasiados errores en ese hospital. Luego dice el señor Rubial que su personal más rebelde le asusta a los vigueses. Los vigueses no se asustan, exigen. No asustan los profesionales a los que se intenta callar. Asusta la tozuda realidad del día a día, que tiene que saberse. Frente al buen hacer de los profesionales de la casa, están todos esos problemas de personal, de contratos basura escandalosos, de falta de medios, falta de limpieza, retrasos varios, falta de agua, filtraciones del líquido elemento por los cielos rasos de cirugía o esterilización, incluso bajas polémicas. Tercermundismo en una sociedad de recortes, sociedad líquida y macdonalizada. La cara que se le queda a los enfermos cuando les llega el menú es a veces un poema, una sensación de decepción por cómo vienen esos alimentos. Aún me recordaban hace unos minutos el famoso yogur servido caliente a una paciente, para mayor sorpresa. Aún recordamos el gusano de cuerpo entero que otra paciente, por desgracia ya desaparecida, encontró en su plato de comida. No es algo bueno para comer, como reza el famoso título del libro del antropólogo Marvin Harris. Cosas como estas no pueden pasar en un hospital de nueva generación. No puede ser. Digan lo que digan las autoridades encargadas de velar por todo esto. No puede ser. Es una falta de respeto, una desconsideración hacia la sociedad, hacia el ciudadano, para el que toda esta gente trabaja y al que deben dar el mejor servicio. No deben repetirse tales señales graves de incompetencia. Llueve sobre mojado en Vigo. ¿Por cuánto tiempo más?

Publicado elOpiniónSanidadVigo

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *