Ir al contenido

OPINIÓN. Cultura internacional con Ourense de fondo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
FOTO: Cedida
“Las Touza” son la revelación dramática mexicana sobre la acción de tres hermanas de Ribadavia. FOTO: Cedida
La presentación anoche de dos temas del libro-cedé resultó un acto cargado de sentimientos en El cercano. FOTO: J.M.G.
La ópera rock “The Rebel”, de la que ya se presentó su libro-cedé, es otra revelación desde Ourense, sobre hechos acontecidos en Irlanda. FOTO: J.M.G.

JESÚS MANUEL GARCÍA

Nuevas iniciativas culturales con Ourense como telón de fondo han surgido en los últimos meses. En este medio hemos dado cuenta de dos, una en el arte dramático y otra en el musical. Ambas basadas en sendos hechos históricos ocurridos en Europa en el siglo XX. Y las dos cargadas de arte y originalidad a raudales. Del mismo modo, una y otra surgieron de repente, por curiosidad no buscada. La musa se manifestó en abundancia el día en que desde México una actriz se fijó en Ribadavia y la tarde de domingo en que dos músicos ourensanos vieron las posibilidades que les brindaban unas melodías tocadas en sus guitarras. Salió el sol y el éxito vendrá por añadidura. Al tiempo.

Estamos hablando de la puesta en escena de “Las Touza”, en la Ciudad de México, noticia adelantada en España por este medio. Adriana Focke supo que en medio de la Segunda Guerra Mundial y del franquismo, tres hermanas de la lejana Ribadavia habían ayudado a salvarse de una muerte segura a varios judíos huidos de Alemania, Austria, etc. En la capital del Ribeiro fueron acogidos y se les facilitó el traslado a Portugal. La obra montada en México cosechó éxito y se espera con ilusión y expectación en la Mostra Internacional de Teatro de Ribadavia, donde sí o sí tiene que ser representada. No podía ser menos.

Estamos hablando también del proyecto de ópera rock The Rebel, que se basa en los hechos acaecidos en la Irlanda de 1916 con el Alzamiento de Pascua. Miguel Caride y su hijo Iván, rasgando las guitarras una tarde tonta de domingo, compusieron una melodía a la que había que poner texto y comenzaron a buscar encontrando, por sorpresa, textos de Pádraig Pearse, uno de los cabecillas de aquel Easter Rising fusilados. Todo vino rodado. Hubo textos originales del autor adaptados a las diferentes composiciones musicales que pueblan el libro-cedé del espectáculo, y hubo luz para diseñar esa ópera rock. De pronto, aparecieron los mejores músicos, los mejores actores, directores de audiovisual, juventud y experiencia de músicos de la banda del también ourensano Daniel Minimalia y el arte empezó a brotar a plena satisfacción. Un hecho histórico irlandés tratado en Ourense. Hay que aguardar a la primavera para ver el resultado sobre el escenario y será, hay razones para empezar a creerlo con firmeza, un buen partido cultural que desde Ourense saltará a otras ciudades gallegas y, al igual que el anterior proyecto mexicano tiene, sí o sí, que representarse en Dublin, cuando el patrocinio lo disponga.

   Curiosamente, todo hay que decirlo, detrás de estos dos grandes e importantes proyectos del presente año no está la política. No hay cuartos públicos en las dos historias. Triunfa la inteligencia, triunfa la iniciativa particular, triunfa la inspiración y triunfa el trabajo serio, riguroso y constante. Hay talento, hay ganas y mucho cariño social para sendos proyectos de interés. Por novedosos y por necesarios. Y el éxito está por llegar. Y llegará.

Published inMúsicaÓpera rockOpiniónOurenseRibadaviaTeatro

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!