Ir al contenido

A los ochenta años de la coronación de Jorge VI de Inglaterra

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

 

 

Portada de la edición especial de la guía del monumento con motivo de la coronación del monarca.

En 1937 publicaba la Abadía de Westminster un libro conmemorativo explicando el ceremonial y las características del monumental templo

JESÚS MANUEL GARCÍA. Hoy nos detenemos en una publicación especial de nuestra biblioteca: The Westminster Abbey guide, Coronation edition, publicada en Londres en 1937 por el precio de dos chelines, con motivo de la coronación del rey Jorge VI (1936-1952) en la histórica Abadía de Westminster. La importancia de esta publicación es el contenido del ceremonial previsto para tan importante y solemne ocasión. En sus páginas se explica el significado religioso de la ceremonia, el orden oficial del servicio de Coronación y los símbolos reales.

El rey Jorge VI, cuyo acto de coronación motivó la edición del libro que nos ocupa.

El arzobispo primado de Inglaterra (Iglesia Anglicana), que es el de Canterbury, presenta el rey a su pueblo. El soberano se arrodilla ante el arzobispo, jura el cargo y recibe en sus manos la unción. Al deán de Westminster pertenecen los servicios por los cuales fueron tradicionalmente llamados amigos de los soberanos. Toma del altar los símbolos reales y sostiene la Corona de San Eduardo, que se la entrega al arzobispo para que este la ponga sobre la cabeza del rey. A continuación sigue el servicio religioso presidido por arzobispo y deán.

En este libro se explica el uso del santo crisma, la unción del rey, las ropas ceremoniales y joyas reales, los servicios antiguos además del juramento, la investidura, la corona y el acto de la entronización. A continuación se expone el ceremonial en su orden tradicional y se describe con detalle cada uno de los objetos que se imponen al soberano en esta ceremonia. Contiene esta libro, además, una detallada descripción del monumento gótico que representa este templo abacial londinense, espacio ceremonial por siglos y panteón de ilustres personajes del reino.

Elizabeth Bowes-Lyon, consorte del rey y madre de la actual soberana.

Jorge VI había nacido en Londres, el 14 de diciembre de 1895 y era el segundo hijo de Gorge V y May of Teck. Contrajo matrimonio con Elizabeth Bowes-Lyon en la Abadía de Westminster el 26 de abril de 1923 y tuvieron dos hijas, la actual reina Elizabeth II, y la princesa Margarita, condesa de Snowdon. Su acceso al trono tuvo lugar el 11 de diciembre de 1936 siendo coronado en la misma Abadía el 12 de mayo de 1937. Falleció en la residencia de Sandringham House, Norfolk, el 6 de febrero de 1952. Este libro refleja una costumbre ancestral, en un país que ama sus tradiciones y que si algo, durante los años, durante siglos, funciona, no se cambia.

Vista del sitial de madera en el que está inserta la piedra de Scone.

La Abadía de Westminster es uno de los templos más famosos del mundo. Sus orígenes se pierden en la historia. Precisamente desde sus orígenes fue el escenario de coronaciones reales y desde el siglo XI, concretamente desde el año 1.66, excepto dos, todos los monarcas ingleses fueron coronados bajo sus bóvedas. La silla o sitial para este ritual data del año 1301, encargada por el monarca Eduardo I, y se hizo para instalar, debajo de la tabla del asiento, la Scone Stone o Piedra de Scone, que el rey había conquistado a los escoceses en 1296.

Imagen de la época de la nave central de la Abadía de Westminster, con el coro en primer lugar, en un paisaje de pilares, baquetones arcos y nervios propios del llamado gótico perpendicular inglés.
Dibujo de dos tramos de la nave del templo.
Estructura de la cabecera de la abadía, con sus capillas y enterramientos de personas que forman parte de la historia del reino.

Como curiosidad este sitial, durante los siglos XVII y XVIII fue probado por los visitantes de la abadía y así se hicieron grabaciones de sus iniciales en la madera. La Piedra de Scone es un bloque arenisco y tiene anillos férreos, lo que permite suponer que en su tiempo se portaba con ayuda de una pértiga, según cuenta el canónigo Trevor Beeson. Se sabe que en el año 1249 sobre esa piedra estuvo sentado Alejandro III de Escocia durante su coronación en la Abadía de Scone.   Sobre ella fueron coronados todos los monarcas escoceses.

Pero esta piedra no es ajena a las leyendas. Se dice que sobre ella durmió Jacob o que como almohada la usó para morir San Columba. Se sabe que en 1950 los escoceses se llevaron la piedra pero a los tres meses fue recuperada por la Abadía de Westminster.

Estructura del área donde se asiente el coro abacial, en la cabecera del monumento.

El ritual de coronación de los reyes ingleses data al menos del año 973, cuando fue utilizado por San Dunstan para coronar al rey Egdar en la ciudad de Bath. Pero parece que a su vez se basaba en ceremoniales precedentes. Dicho ritual llegó a estar compuesto por formas muy elaboradas a finales del siglo XIV. Con la llegada del siglo XX y los medios audiovisuales de comunicación este ancestral ritual puede ser visto por millones de personas en todo el mundo. Ahí está el ejemplo de la actual soberana, que supuso un hito en la televisión de la época.

 

Published inCeremonial y ProtocoloHistoriaLondresPublicacionesReino Unido

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!