Ir al contenido

El mirandés, un tesoro lingüístico en Portugal

IMG_9751
Esta es la edición de la investigación de Merlan, publicada por la Academia de la Llingua Asturiana. FOTO: J. M: G.

JESÚS MANUEL GARCÍA. La frontera entre España y Portugal es un tesoro cultural en muchos aspectos. Desde territorios que a punto estuvieron de ser nuevas andorras, véase el Couto Mixto en la frontera a su paso por la provincia de Ourense, hasta reductos lingüísticos como el del mirandés, que se habla en Miranda do Douro. Para saber más acerca de este tesoro recurrimos a un estudio precioso llevado a cabo por Aurelia Merlan, que profundizó en el citado enclave lingüístico astur-leonés que sobrevive en la frontera portuguesa. Una lengua minoritaria pero que se resiste a desaparecer. El estudio se titula El mirandés: situación sociolingüística de una lengua minoritaria en la zona fronteriza portugueso-española . En la raia hay cierta variedad de falas como se aprecia en Montalegre, en Chaves o en Vinhais. En la Terra de Miranda se habla el mirandés en 16 de las 17 parroquias. Ya fue más hablado siglos atrás que ahora. Como dice Merlan, esta lengua siempre estuvo en contacto con otros idiomas románticos como el castellano, el portugués y el gallego, amén de variedades astures.

IMG_9755
En estas viñetas se observa rápidamente cómo se escribe el mirandés. Extraída del libro “Joao de Deus. La Magie de las letras”, p. 15.

Se mantuvo porque nunca lo hablaron más de 15.000 habitantes, porque carece de prestigio y por el aislamiento de una zona muy rural de bajo nivel educativo. Se calcula que hoy lo hablan cerca de 6.000 personas. Tiene tres variedades: l mirandés , de la raia ; l sendinés en Sendim y l mirandés del resto de la Terra de Miranda. Esta lengua no procede del portugués, dice Merlan, sino del astur-leonés. Desde 1999 una ley regula el derecho de su aprendizaje, pero como asignatura optativa. Durante siglos fue lengua madre en la zona. Hoy la Cámara Municipal favorece entre los niños su aprendizaje con proyectos como el libro titulado: Las mies purmeiras palabras an mirandés, del Centro de Estudos Antònio Maria Mourinho. Como se les dice a los pequeños, «este lhibrico fui feito para ti. Eiqui bás a ancuntrar muitas palabras que yá conheces i outras tantas que talbeç inda nun sabas». El mirandés bebe lheite , va a misa a la eigreja , tiene eilusión y al levantarse toma el zaiuno . Y con las nuevas tecnologías puede eiditar una obra an suporte eilectrónico . La llamada biblia de los mirandeses es el libro Ditos dezideiros , de António Maria Mourinho. Como ahí se lee, «an purmeiro lhugar stá la lhéngua pues fui la lhéngua qu’ ansinou ls mirandeses a falar». Cuando el mirandés está triste siente l dolor . Adultos y niños fueron objeto de burla por hablar esta lengua, de ahí el complejo de inferioridad que facilitó la expansión del portugués. Merlan revela que hasta los años ochenta y noventa del siglo XX sus hablantes creían que era un dialecto del portugués mal hablado. Hoy la comunidad mirandesa es trilingüe, pues habla, además, portugués y español. A mayor edad, más se habla el mirandés. «Una de cada dos personas con más de 60 años lo habla bien», señala Merlan. A pesar de ser la lengua de la gente sencilla, hay ciudadanos con carreras universitarias que lo hablan muy bien.

Entre los escolares lo habla bien un 2,8%, según la encuesta hecha por la profesora asturiana. Es el mirandés hoy la segunda lengua oficial de Portugal, algo es algo, pero muy minoritaria, reducida a su zona. Un tesoro que no debe perderse en una raia seca que esconde tanta riqueza patrimonial.

En la obra Lhiteratura , Alves muestra frases como la del hijo que dice a su madre: “Ah, mai, stais tan bien eiqui! Nun bos falta nada! Quei quereis ir para buossa casa a fazer bós solica?». Señala Aurelia Merlan que la presencia de esta variedad astur-leonesa en territorio portugués demuestra que la frontera lingüística entre España y Portugal no coincide con la política. Por eso a lo largo de esa raia apasionante se identifican cinco zonas de contacto en las que se hablan variedades lingüísticas fronterizas. Así Merlan recuerda la zona de la frontera luso-galaica, la zona nordeste que hace frontera con Zamora, una tercera en la frontera de Portugal con Salamanca y Cáceres. La cuarta zona la integran los municipios de Alandroal, Campo Maior y Elvas en Portugal, sumándole Olivenza, en territorio español. La última zona es la de la villa de Barrancos, en la frontera con la provincia de Huelva.

IMG_9754
Otro ejemplo del mismo libro, p. 5.

El mirandés conserva similitudes con la lengua astur-leonesa que nada tienen que ver con la galaico-portuguesa, dice la investigadora. Por haber sido durante ochocientos años una lengua minoritaria dada su precariedad, aún hoy lo es de tal forma que engrosa el catálogo de lenguas en peligro de extinción. Ni siquiera la Iglesia, pues Miranda llegó a ser en los siglos XVI y XVIII cabeza de obispado, tuvo en cuenta la lengua del lugar que sigue en retroceso, pues en el ámbito privado o familiar no es exclusiva, al hablarse también el portugués. Acabó su exclusividad como lhéngua de l lar , que dicen ellos.

La Cámara Municipal de Miranda informa al visitante de que quien se acerque a esta ciudad y comience a pasear sus calles con el objetivo de escuchar a los vecinos hablar mirandés «porá não encontralos fácilmente». En esta lengua minoritaria se pueden leer otras publicaciones, como las que invitan a los niños a conocer a personajes destacados de Portugal, textos traducidos a esta lengua del portugués. Es el caso del titulado Joao de Deus. La magie de las letras, de José Ruy, cuya traduçon pa l mirandés se debe a Amadeu Ferreira. Y de ella extraemos las imágenes que ilustran este artículo.

He aquí un tesoro histórico que no se debe perder y que distingue a la Terra de Miranda sobre cualquier otra. Con la personalidad que le da el conservar su lengua propia, signo de una comunidad viva y respetuosa con su historia.

 

 

Publicado elAsturiasComunicacióncomunicación oral y escritaHistoriaHumanidadesPatrimonioPortugalPublicaciones

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *