Ir al contenido

Un palacete ecléctico en el centro de O Porriño

FOTO: J.M.G.
Acceso principal al edificio cuya fachada está hecha con buena cantería. FOTO: J.M.G.

JESÚS MANUEL GARCÍA. Conoceremos hoy un edificio que llama la atención en la calle peatonal de O Porriño, una elegante construcción que sobrevivió a la desaparición en unos casos y desafortunada transformación, en otros, de numerosos edificios antiguos en este vial. Se trata de Villa Florida, un edificio residencial y su amplio espacio de jardín en la zona posterior. Data de finales del siglo XIX o de los primeros años del XX y se cree que el autor de las trazas fue Gerano de la Fuente. Iglesias Veiga y Giráldez García consideran que es un buen ejemplo de la arquitectura ecléctica con influencia del hotel francés o de residencia burguesa.

Detalle ornamental entre dos arcos de los pabellones que sobresalen en la fachada principal. FOTO: J.M.G.
Detalle ornamental entre dos arcos de los pabellones que sobresalen en la fachada principal. FOTO: J.M.G.

   Quienes encargaron esta construcción fueron Manuel Rodríguez y su esposa Angelina Bonín, que hicieron las Américas, regresando con mucho dinero. Lo que encargaron al arquitecto resultó ser uno de los mejores ejemplos en Galicia de la arquitectura de los indianos o emigrantes enriquecidos al otro lado del Atlántico. Es un edificio suntuoso, levantado en piedra y que, fijándonos con detalle en su fachada principal, nos recuerda a varios inmuebles de piedra que permanecen en la cercana ciudad de Vigo. Arcos y molduras, balcones… todo nos resulta familiar al pensar en Vigo.

   Manuel Rodríguez se había enriquecido en América y en Vigo ejerció como cónsul del Ecuador. Se enriqueció en Guayaquil y hacia 1894 volvió con su esposa a Galicia, a O Porriño, donde donó dinero, entre otros fines, para la capilla de San Benito y para la iglesia parroquial. Y en Vigo construyeron el famoso edificio Bonín, en la esquina de las calles Areal y Oporto, cuya fachada es un ejemplo importantísimo, por su espectacularidad, de eclecticismo. En Vigo promovieron otros edificios como el desaparecido Odriozola.

Otra panorámica del frente del inmueble, con la elegancia que le aportan arcos, pilastras, balaustrada... FOTO: J.M.G.
Otra panorámica del frente del inmueble, con la elegancia que le aportan arcos, pilastras, balaustrada… FOTO: J.M.G.

   El edificio se compone de una planta baja en U, y primera planta rectangular, con dos bloques salientes a ambos lados, de planta baja. Entre ambos cuerpos salientes hay un pequeño patio protegido de la calle por medio de una verja. Ahí se halla el acceso principal a tan señorial inmueble. La mayor ornamentación se aprecia precisamente en toda esta fachada principal. Las ventanas poseen arcos escarzanos y de medio punto, como la puerta. Son arcos moldurados y en el centro lucen una falsa clave muy ornamentada. En los dos pabellones salientes hay sendos grupos de dos ventanas en arco de medio punto y pilastras acanaladas sobre las que se hallan capiteles compuestos. La ornamentación del edificio es vegetal y está realizada con gran maestría. Para dar mayor elegancia al inmueble, su parte superior está rematada con una balaustrada separada por tramos que marcan pequeñas pilastras que están colocadas sobre las de la fachada.

Pormenor de la fachada de Vila Florida. FOTO: J.M.G.
Pormenor de la fachada de Vila Florida. FOTO: J.M.G.

    Todo el frente del palacete está construido a base de una excelente cantería. En las fachadas laterales y trasera la piedra solamente marca esquinas y contornos de vanos y puertas… Detrás del edificio hay una extensa zona verde en la que en los buenos tiempos de esta Villa Florida hubo un jardín inglés y otro francés, de los que aún quedan signos. Al jardín se puede acceder desde la calle a través de un portón clásico con dos columnas acanaladas con capiteles corintios que están adosadas al muro flanqueando un arco de medio punto que sostiene un entablamento con friso ornamentado. Allí se luce un escudo de la casa Tavares. Villa Florida es hoy propiedad de la familia del médico Francisco Arias Mora. En general el conjunto está bien conservado y catalogado. Junto con la sede del Concello, muy posterior, Villa Florida es uno de los edificios más interesantes y espectaculares de la villa del Louro.

Para saber más:

IGLESIAS VEIGA, J.R. ; GIRÁLDEZ GARCÍA, D. : O Porriño. Arquitectura urbana, O Porriño, Concello de O Porriño, 2004.

Publicado elArquitecturaO Porriño

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *