Ir al contenido

La torre más famosa de Oporto, la de Nasoni

La torre es un edificio elegante con varios cuerpos ornamentados. FOTO: J.M.G.
La torre es un edificio elegante con varios cuerpos ornamentados. FOTO: J.M.G.

JESÚS MANUEL GARCÍA. Nuestra atención nos lleva hoy a la ciudad portuguesa de Oporto, para ver uno de sus edificios más universales: la Torre dos Clérigos, en la iglesia del mismo nombre. Se trata de la construcción más famosa del italiano Nicolau Nasoni, conocido como el Constructor de Oporto. La Torre dos Clérigos forma parte de un conjunto formado por esta, la iglesia y un asilo de enfermos. Fue encargada al arquitecto en el año 1731, por parte de la Irmandade dos Clérigos. Las obras se prolongaron hasta el año 1763.

Vista de la torre con el edificio de la iglesia a su lado, proyecto contratado en 1731. FOTO: J.M.G.
Vista de la torre con el edificio de la iglesia a su lado, proyecto contratado en 1731. FOTO: J.M.G.
IMG_3933
Panorámica frontal de la torre. FOTO: J.M.G.

   La torre es sin duda el elemento más destacado de todo el conjunto. Consta de 240 escalones y posee una altura de 75 metros. Durante muchas décadas este edificio fue el más alto de Portugal y, a pesar de los rascacielos de varias partes de la capital portuense, al menos en el centro de la urbe la citada torre es el punto más elevado.

Remate de la torre, con el cuerpo del reloj y el de su campana. FOTO: J.M.G.
Remate de la torre, con el cuerpo del reloj y el de su campana. FOTO: J.M.G.
Pormenor del cuerpo del campanario. FOTO: J.M.G.
Pormenor del cuerpo del campanario. FOTO: J.M.G.
Detalle del cuerpo inferior al de campanas. FOTO: J.M.G.
Detalle del cuerpo inferior al de campanas. FOTO: J.M.G.
IMG_3950
El sol ilumina la torre adosada al edificio de la iglesia. FOTO: J.M.G.
IMG_3953
Nasoni levantó un singular edificio que por décadas fue el más alto de Portugal y aún hoy es un referente en el paisaje urbano del centro de la vieja ciudad portucalense. FOTO: J.M.G.

  Nasoni llegó a la ciudad portucalense en el año 1725 pues había sido llamado para trabajar como maestro pintor en la catedral. Pero este artista de la Toscana pronto se revelaría como diseñador arquitectónico. En Oporto trazó y construyó numerosas iglesias, capillas, casas, jardines, fuentes y hasta palacios de modo que se le considera el pionero de la expresión artística tardobarroca en la ciudad.

   En sus obras se reconoce la talla y el dibujo aplicado a sus edificios, la profusión del uso de elementos ornamentales de modo que es un referente en el barroco del país vecino. Tal fue la fama de este arquitecto que se le atribuyeron más obras de las que humanamente podría afrontar en su vida. Suyas son la iglesia da Misericordia, la Quinta da Prelada, el Paço do Freixo… La torre que nos ocupa influiría, dos siglos después, en la del santuario de Nossa Senhora de Fátima.

Fachada barroca de la Igreja da Misericordia, también de Nasoni. FOTO: J.M.G.
Fachada barroca de la Igreja da Misericordia, también de Nasoni. FOTO: J.M.G.
El palacio episcopal es otra sobresaliente obra del artista toscano. FOTO: J.M.G.
El palacio episcopal es otra sobresaliente obra del artista toscano. FOTO: J.M.G.

   A Oporto llegó estando vacante la sede episcopal, pues su responsable había sido trasladado a la sede patriarcal de Lisboa. Fue llamado por el deán, Jerónimo de Távora e Noronha, que quiso restar el aspecto medieval de la catedral para aportarle un aire más italianizante que no era otra cosa más que trasladar a Oporto el gusto que en aquel tiempo reinaba en la corte lisboeta. Norohna, bien aconsejado, se trajo de Malta al toscano.

Otro proyecto de Nicolau Nasoni, la Igreja de Nossa Senhora do Carmo. FOTO: J.M.G.
Otro proyecto de Nicolau Nasoni, la Igreja de Nossa Senhora do Carmo, donde el artista alcanzó su obra más rococó. FOTO: J.M.G.

   El solar elegido para construir el complejo de los Clérigos había sido el lugar donde eran enterradas las personas que habían sido condenadas a la pena de muerte. También se les daba sepultura allí a quienes no eran católicos. Para iniciar el proyecto arquitectónico hubo que trasladar aquel cementerio. Al edificio le da mayor empaque el hecho de ubicarse en un lugar con importante declive. Nasoni había trazado dos torres como la actual, pero las Irmandade optó por una sola. En la iglesia dos Clérigos fue sepultado su arquitecto cuando falleció, en 1773, a la edad de 82 años, aunque no se sabe el lugar exacto de la sepultura.

Para saber más:

CLETO, J. : El Oporto de Nasoni. Guía de arquitectura y patrimonio, Oporto, Esencia del Lugar, Irmandade dos Clérigos, Santa Casa da Misericórdia, 2013.

Publicado elArquitecturaArteOportoPortugal

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *