Ir al contenido

El estreno de Antonio Palacios en su villa natal

Detalla de la parte superior del conjunto, la más ornamental, con el plato octogonal, los azulejos y la columna con los dragones, el capitel y el paje que la corona. FOTO: J.M.G.
Detalla de la parte superior del conjunto, la más ornamental, con el plato octogonal, los azulejos y la columna con los dragones, el capitel y el paje que la corona. FOTO: J.M.G.

JESÚS MANUEL GARCÍA. En el año 1904 el arquitecto Antonio Palacios diseñó la que sería su primera obra construida en Galicia. Tenía que ser en su villa natal, para más señas. Hablamos de la Fonte do O Cristo. En las inmediaciones de la capilla donde se guarda la imagen del santo patrón de la villa pontevedresa, había que ornamentar, al parecer, el lugar donde antes había estado el cruceiro do Cristo, que fue trasladado a la capilla. Con este motivo se le encargó a Palacios un diseño para levantar una monumental fuente. El encargo vino de la corporación municipal que para este fin había conseguido una ayuda económica de la Diputación de Pontevedra. Los munícipes tuvieron el acierto de pensar en Antonio Palacios, vecino que estaba iniciando su importantísima carrera profesional como arquitecto en Madrid. El autor disponía ya del proyecto en el verano y con la llegada del otoño se adjudicaron las obras al constructor Sabino Torres.

Vista de toda la fuente, diseñada en 1904 e inaugurada al año siguiente. FOTO: J.M.G.
Vista de toda la fuente, diseñada en 1904 e inaugurada al año siguiente. FOTO: J.M.G.

   La escultura masculina que corona la columna de la fuente es obra del cantero Cerviño. El conjunto de la fuente fue inaugurado en junio de 1905. Se trata de una obra de importancia porque muestra el uso que Palacios comenzó a hacer de varios materiales como el cemento, la piedra, la cerámica, el hierro… La piedra vino de la costa, de Oia y de las canteras de Ulló. Hay también en este trabajo una mirada a lo regionalista, a lo típico de Galicia, en este caso una mirada a las fuentes del barroco aunque reinterpretadas con esos nuevos materiales por el brillante arquitecto.

La fuente está cerca de la plaza mayor, donde se ubica la casa en la que nació el arquitecto. FOTO: J.M:G.
La fuente está cerca de la plaza mayor, donde se ubica la casa en la que nació el arquitecto. FOTO: J.M:G.

   Esta Fonte do Cristo se ubica sobre cuatro escalones que forman un octógono, cuerpo bajo que consta, además, del pilón y el arranque de la columna central con los caños del agua. A partir de ahí continúa un programa ornamental pues vemos una especie de plato octogonal que está decorado con ocho azulejos azulados, colocados a modo de rombos. Sobre ese plato se levanta una columna de estilo clásico. A continuación la columna, que es acanalada, posee un anillo que va ornamentado con figuras animales que podrían ser dragones. Remata esta columna en un capitel de motivos vegetales sobre el que se ubica la escultura del paje. Los trabajos cerámicos de esta fuente se los encargó Palacios a Daniel Zuloaga. En ese material está hecho también el escudo de O Porriño, que agarra el paje con su mano derecha, apoyándolo contra su pie del mismo lado. El paje empuña con su mano izquierda elevada sobre su frente, una cruz metálica y floreada con la que remata el conjunto.

   Esta artística fuente fue sometida a un proceso de restauración en el año 1997, haciéndose de nuevo los azulejos y los dragones, pues solo uno había quedado en perfecto estado. Gracias a esa obra se evitó el mayor deterioro de este ejemplar de Palacios, otro hito del “constructor de Madrid” en su pueblo, que lo ennoblece y distingue con particular singularidad. La belleza del arte de antaño que sobrevive por fortuna a la desaparición de los edificios con encanto que rodeaban a esta fuente, muchos sustituidos por moles de dudosa estética.

Publicado elArteO PorriñoPatrimonio

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *