Ir al contenido

Ourense aporta 180 vestigios a la “Enciclopedia del Románico en la Península Ibérica”

Canecillos en la cabecera de la iglesia monacal de Santo Estevo. FOTO: J.M.G.
Canecillos en la cabecera de la iglesia monacal de Santo Estevo. FOTO: J.M.G.

JESÚS MANUEL GARCÍA. La provincia de Ourense se incorpora a la Enciclopedia del Románico en la Península Ibérica que edita la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico. La provincia gallega aporta 180 monumentos que podrán disfrutarse en los dos tomos dedicados a la misma. Dicha enciclopedia consta ya de 48 volúmenes y tiene el Diploma Europa Nostra a la mejor labor editorial, además de hallarse en las principales bibliotecas internacionales. Los monumentos catalogados en la provincia ourensana pertenecen a 166 pueblos.

Iglesia de , en Leiro. FOTO: J.M.G.
Iglesia de Santa María de Lamas, en Leiro. FOTO: J.M.G.
IMG_0811
Capitel románico en un pilar de la excolegiata de Xunqueira de Ambía. FOTO: J.M.G.

   Cada vestigio ha sido rigurosamente catalogado y la información a él referida se completa con 1.095 fotografías y 440 planos. Los volúmenes actualizan y complementan los estudios realizados hasta el momento. Ambos volúmenes para Ourense cuentan con el patrocinio de la Obra Social ”la Caixa”, Red Eléctrica de España, Fundación Ramón Areces, Fundación ACS y el Ministerio de Cultura. Igualmente, han contado con la colaboración de los ministerios de Empleo y Seguridad Social y Fomento, así como de la Xunta de Galicia, Fundación Universidad de A Coruña y las diócesis de Ourense y Astorga.

   El equipo de investigación estuvo coordinado por José Carlos Valle Pérez, del Museo de Pontevedra, y por José Ramón Soraluce Blond, de la Universidad de A Coruña, para supervisar al equipo de trabajo, tanto en el caso de los estudios históricos, como en los trabajos de levantamientos planimétricos. Entre los historiadores participantes estaban Justo Carnicero Méndez-Aguirre, Tomás Vega, Marta Villarino y Nacho Mascuñán. Los monumentos figuran ordenados alfabéticamente y por localidades. Estos tomos de Ourense, de los que se han editado 1.500 ejemplares, contienen tres estudios preliminares que profundizan en el diversos detalles de la arquitectura, escultura así como el modo de vida medieval. Los tomos citados se suman a los dos que también se dedicaron al románico en la provincia de Pontevedra y a los dos de A Coruña, que ya fueron publicados en los años 2012 y 2013 respectivamente. Ahora queda por editar el románico de la provincia de Lugo, lo que se espera acontezca en el año entrante.

Nave sur de la catedral ourensana. FOTO: J.M.G.
Nave sur de la catedral ourensana. FOTO: J.M.G.

   La Enciclopedia del Románico en la Península Ibérica es uno de los proyectos editoriales más ambiciosos de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico y uno de los mayores esfuerzos de documentación del patrimonio cultural de España. De su dirección se encarga el arquitecto y dibujante José María Pérez, Peridis, tiene como meta el acercar, tanto a la comunidad científica como al gran público, una completa visión del arte románico y, a través de él, de toda una época, de sus gentes y de su historia. Se trata de un trabajo muy riguroso, metódico en el que se combina lo científico y lo accesible en una edición muy cuidada. Con esta última incorporación la Enciclopedia  tiene 48 tomos, correspondientes a Castilla y León (17) Asturias (2 de románico y 2 de prerrománico), Cantabria (3), Navarra (3); Madrid (1), La Rioja (2); Guadalajara (2), Cuenca (1), Zaragoza (2), País Vasco (3), Pontevedra (2), A Coruña (2), Barcelona (3) y Tarragona (1) y Ourense (2).

Portada de la iglesia de Santiago, en Ribadavia. FOTO: J.M.G.
Portada de la iglesia de Santiago, en Ribadavia. FOTO: J.M.G.

   El trabajo en Ourense se hizo en los últimos tres años. En ello se aplicaron cuatro jóvenes arquitectos ourensanos que tuvieron la tarea de catalogar todos los edificios románicos de la provincia, en este caso, las iglesias menores. José Luis Diz, Miguel Traveso, Miriam González y Susana Villamarín alternaron las salidas a los templos con el trabajo en el Colegio de Arquitectos. «Trátase de facer o levantamento dos testimonios románicos da provincia. Sobre todo de igrexas menores. Imos facendo un listado que completamos pouco a pouco segundo a información que vamos tendo porque hai algunhas igrexas que non se sabe se son ou non románicas», explica Diz. Los párrocos les dan alguna información de aquellos inmuebles menos o nada estudiados. José Luis Diz recuerda que en la provincia hay varios edificios románicos que no están bien estudiados. «Nos inicios do noso traballo igual nos atopamos con medio cento de igrexas das que non se sabía que tiñan algunha parte románica», explica Diz. «Certo é que non hai un traballo exhaustivo previo de catalogación», señala Miguel Traveso. Se dispone de levantamientos de arquitectos «que fan compañeiros cando restauran igrexas, que unhas veces son máis exhaustivo e outras menos», añade.

Ábside de la iglesia parroquial de Santiago, en Allariz.
Ábside de la iglesia parroquial de Santiago, en Allariz.

   Estos jóvenes se desplazaron a las iglesias medievales para efectuar las mediciones exteriores e interiores. «Despois facemos unha reportaxe fotográfica e toda esa información temos que plasmala en planimetría. Polo xeral isto obríganos a ir unha primeira vez a facer medicións previas e uns bocetos, vir, plasmalas e despois temos que volver a cada igrexa», apunta Diz. Sobre el papel dibujaron la planta básica del edificio, levantaron los cuatro alzados y el despiece de todos ellos. «Isto axúdanos a correxir medicións que ás veces non se poden tomar exactas porque é moi complicado. Son edificios do século XI e o terreo vai en pendente ás veces leve. Iso o que fai é que as fiadas de pedra estean un pouco movidas. Ó mellor medimos e dá a mesma altura en dous puntos pero resulta que o edificio está inclinado catro graos», expone Diz.

   En Astureses estos arquitectos observaron paredes en las que las hiladas aparecen algo movidas. Otras veces se llevó a cabo una rehabilitación y no permite saber con certeza si el problema se debe a esa obra o a movimientos del terreno. Diz y Traveso dividieron el trabajo para ir a visitar dos iglesias románicas por día, desde Xuvencos a Pazos de Arenteiro pasando por las iglesias de Astureses, Xurenzás, San Fiz de Navío, San Fiz de O Varón; Banga, San Xoán de Vilar de Santos, San Martiño de Cameixa y Santa María de Vilela, entre otras. Todo el equipo consiguió con este magnífico trabajo descubrir la riqueza arquitectónica del románico gallego. Les sorprendió cómo los canteros medievales labraban la piedra, los capiteles y tantos otros detalles cargados de interés.

Publicado elArquitecturaArteOurensePatrimonioPublicaciones

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *