Ir al contenido

Policromía para la Virgen de Os Milagros

Bóveda sobre el camarín. FOTO: J.M.G.
Bóveda sobre el camarín. FOTO: J.M.G.

JESÚS MANUEL GARCÍA. Desde hace tres años, la impresión al contemplar la barroca capilla mayor del santuario de Os Milagros en el municipio ourensano de Baños de Molgas, cambia ante la explosión de color gracias a la restauración que en el año 2012 efectuó la empresa Sagrada Familia, que dirige Pablo Garrido Ledo. Se consiguió devolver a la luz un trabajo oculto por la suciedad que lo recubría, trabajo desarrollado en cinco meses.

La venerada imagen, fuera de su camarín con motivo de su novena. FOTO: J.M.G.
La venerada imagen, fuera de su camarín con motivo de su novena. FOTO: J.M.G.

 

   La bóveda sobre el templete-baldaquino de la Virgen luce espléndida con el escudo mariano y la apoteosis floral que lo arropa: «Todo alí é orixinal. Os anxos son impresionantes polas carnacións. Arriba, a 15 metros, todo é esaxerado pero ao contemplalo desde abaixo vese perfecto”, señala Garrido Ledo. La bóveda estaba repintada en el siglo XIX así como la cúpula. “A primeira, por sorte conservaba a capa orixinal por baixo pero non pasa o mesmo na cúpula” en la que quedan dorados, lo que hace suponer que en su momento estuvo dorada, “pero as figuras que se ven pintáronas de novo. Na media laranxa o que se conserva de orixinal é a Virxe, os anxos músicos, por certo un ten unha guitarra barroca típica co mástil dobrado como se fose un laúde e doce cordas», indica el restaurador ourensano.

Tonos azules en una pilastra. FOTO: J.M.G.
Tonos azules en una pilastra. FOTO: J.M.G.

   Las pilastras de esta capilla mayor sorprenden con sus tonos azules y rojos, imitando superficies marmóreas. Ayudan, desde luego, a contextualizar el conjunto, que hay que ver como un todo. Se ha recuperado el color de los tragaluces de los vanos laterales, que constituyen una sorpresa. En la zona semicircular por la que se accede a las puertas del camarín habrá que reforzar la policromía de los muros, que se verá afectada por el roce de los peregrinos que por allí deambularán cada septiembre. retoques para llevar a cabo con cierta regularidad. La comunidad de paúles está satisfecha con este trabajo que se esperaba afrontar con la aportación de los devotos que se acercan cada año a este importante centro de peregrinación mariana.

Vista de la bóveda y la media naranja, a continuación, que cierra la capilla del santuario- FOTO: J. M. G.
Vista de la bóveda y la media naranja, a continuación, que cierra la capilla del santuario- FOTO: J. M. G.
Publicado elArteBaños de MolgasPatrimonioRestauración monumental

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *