Ir al contenido

La joya bibliográfica de Ourense

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
Detalle del Missale Auriense. FOTO: Mani Moretón Brasa
Ejemplar del Missale Auriense conservado en la catedral ourensana. FOTO: Mani Moretón Brasa.

JESÚS MANUEL GARCÍA. En la Catedral de Ourense se conserva una de las joyas bibliográficas de Galicia. De ella se ha dicho y escrito hasta la saciedad que se trata del primer libro impreso en esta tierra. Señalamos esto porque la realidad científica desmiente este mantra tan manido. El investigador Alfonso Prada Allo insiste en que el Missale Auriense es el primer libro gallego impreso, con colofón, que se conserva, que no es lo mismo que afirmar que es el primer libro impreso en Galicia. De él quedan dos ejemplares, uno en papel que se custodia en la Biblioteca Nacional de España; el otro, en pergamino, se halla en el museo de la Catedral de Ourense. Es una edición datada en 1494, fecha que nos está dando una edad temprana que significa que estamos hablando “do libro impreso galego máis antigo que se conserva”, lo que no excluye la posibilidad de que se produjesen impresiones anteriores a esta en Galicia, de las que no nos han llegado ejemplares.

   Prada nos dice que, en efecto, existen referencias a impresos en Galicia anteriores al Missale, por lo que no le parece aventurado pensar que el inicio de la actividad de la imprenta en Galicia y en Ourense pueda ubicarse en la década de 1480. ¿Por qué sostiene esto? Porque en esos años se documenta un Breviarium ad usum compostelanae ecclesiae que había encargado el Cabildo de Santiago tal como consta en sus actas del 17 de junio de 1483. “O breviario compostelán ten o mérito de ser a primeira iniciativa editorial galega, aínda que o libro se imprimise fóra de Galicia”, señala Prada Allo. Fueron 120 los ejemplares del mismo que se encargaron y no se conserva ninguno de ellos. En aquella década mencionada, hacia su segunda mitad y antes de que se imprimiese el Missale Auriense, en esta diócesis gallega, se data el Breviario auriense, del que solo se conserva un ejemplar guardado en la Catedral de Ourense. Carece de colofón y de cualquier otro dato que permita documentarlo mejor. También nos recuerda el investigador ourensano que antes del año 1489 se habría estampado un Sacramental auriense “do que hai noticias nunha visita pastoral iniciada en xuño dese ano”.

Detalle del colofón del Missale. FOTO: Mani Moretón Brasa

   Y para los últimos años de dicha década, Haebler data la Bulla indulgentiarium que el papa Inocencio VIII había concedido a la catedral ourensana. De este documento resta una copia guardada en la biblioteca de la Hispanic Society de Nueva York. Nos explica Prada que, a pesar de que autores como Norton creen que esta edición se corresponde con un momento posterior, Haebler sostenía “que tería que se realizar en Ourense ou localidade próxima”. Para deshacer el mantra con el que arrancamos este texto, hay datos que se refieren a la existencia de un misal ourensano previo al de 1494, lo que lleva a pensar que la presencia de la imprenta en tierras ourensanas se dataría hacia los años ochenta de aquella centuria.

   Las referencias a ese misal previo las halló Alfonso Prada en Muñoz de la Cueva, cuando habla de la existencia de un misal en esta ciudad con la fecha de 1484 escrita en letra lo que dificulta, insiste Prada, el error de transcripción del año. Aún hay más referencias, como la de Pedro González de Ulloa, que dejó escrito haber tenido en sus manos un misal ourensano impreso en Monterrei en 1480, diciendo que su impresor era Gonzalo de la Pasera. Existen más referencias a toda esta cuestión y una de ellas, como señaló el investigador, está en el mismo ejemplar del Missale de 1494 expuesto en la catedral. Se trata de su colofón, en el que se indica que dicha edición se llevó a cabo “cum diligentia correctum et emnendatum” lo que claramente se está refiriendo a que hubo otra edición anterior y esta la corrige y enmienda. El Missale Auriense de 1494 presenta una edición pulcra, elegante. Sus páginas llevan texto a dos columnas y, por el empleo de tinta de dos colores y las capitulares, especialmente en la parte musical —siendo impreso el pentagrama en un color y las notas en otro—, todo lleva a concluir que “supón un dos primeiros casos na península de impresión completa da mesma en vez de deixala para a iluminación posterior”.

   ¿Qué contiene el Missale Auriense? Se inicia con un calendario y bendiciones. En dicho calendario tienen cabida los santos de especial culto y devoción en esta Iglesia particular. Al calendario sigue lo que parece un ritual de bendición del agua y del matrimonio que si van incluidos en este misal se debe a su “conexión coa celebración da misa”, dicen Cabano Vázquez y Díaz Fernández. Luego sigue el dominical en el que se incluye el ritual del Sábado Santo y, a continuación, el ordinario de la misa, el santoral, el común de los santos y las misas votivas.

   Sabemos que en la inminente inauguración del nuevo parador de Monterrei, ahora polémicamente ubicado dentro del castillo, se va a hacer una exposición que recuerde la imprenta de este lugar, con imágenes de sus produccciones, obviamente no podrá faltar la referencia a tan importante libro.

Published inCatedral de OurenseCurriculumOurensePatrimonioPublicaciones

Un comentario

  1. Ramon Rodriguez Isla Ramon Rodriguez Isla

    Tengo una copia en fascimil, en cuanto llegue a casa la repaso. Gracias por la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!