Ir al contenido

La metamorfosis de la Catedral Metropolitana de Liverpool en su historia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
Ilustración de la catedral ideada por Sir Edwin Lutyens. Este diseño daría un empaque a la sede metropolitana frente a la no menos imponente catedral anglicana.

JESÚS MANUEL GARCÍA. Hoy nos centraremos en un libro publicado el 5 de junio de 1933 con motivo de la bendición solemne de la primera piedra de la Catedral Metropolitana de Cristo Rey en Liverpool, de la Iglesia Católica. A lo largo de 48 páginas, Solemn Blessing and Laying of the Foundation Stone of the Liverpool Metropolitan Cathedral of Christ the King,  ofrece anuncios comerciales de la época. Le sigue una pequeña descripción de la bandera catedralicia, que consta de unas ondas azules alusivas a Liverpool y en medio, el monograma de Cristo con corona real. También se describe el medallón conmemorativo. Se inserta una fotografía del papa Pío XI y a continuación se presenta el índice.
En las páginas siguientes va informando acerca del arzobispo de la archidiócesis inglesa, del episcopologio de esta sede; del arquitecto y también del primado de Irlanda. Liverpool necesitaba dotarse de una gran catedral católica. En esta ciudad hay otra gran catedral del siglo XX, la anglicana, considerada como la más grande de cuantas tiene esa confesión religiosa.

Tapa del libro facilitado al público para seguir el programa establecido con motivo de la bendición y colocación de la primera piedra.

El arquitecto, Sir Edwin Lutyens, había diseñado una gran catedral con aires bizantinos y clasicistas, de grandes proporciones y presidida por una gigantesca cúpula. El programa de actos dio comiendo el 2 de junio, viernes, con la llegada del legado papal a la estación de Lime Street a primera hora de la tarde. Se reuniría con el alcalde de Liverpool y con el arzobispo bajo guardia de honor. A continuación hubo una recepción ceremonial del legado papal en la Pro Catedral. Al día siguiente, entre las tres y las seis de la tarde, en el jardín arzobispal de Allerton Priory se celebró una fiesta en honor del legado pontificio, actuando la Banda Monte Carmelo.

Una perspectiva de la catedral diseñada por Lutyens, publicada en el histórico libro de la bendición de la primera piedra.

El domingo, día 4 de junio, se celebraron misas pontificales en varios templos de la archidiócesis. A las dos de la tarde, la Asociación de Maestros Católicos de Liverpool reunió a los escolares en St. George’s Hall Plateau desde donde partieron en procesión hacia el terreno donde se levantaría la catedral.

A las tres de la tarde se produjo la bendición con el Santísimo por parte del arzobispo de Cardiff en presencia del legado papal e intervino también el arzobispo de Liverpool. Durante el canto del himno Cristo Rey la cruz procesional marcó el punto donde se levantaría el altar mayor de la catedral. Fue colocada por el obispo Dobson.

A las siete de la tarde se celebró una recepción por parte del arzobispo en St. George’s Hall. El lunes, día 5, al mediodía comenzó la procesión de obispos y clero partiendo de Mount Pleasant para entrar en el terreno de la futura catedral por la parte trasera de la calle Oxford. El orden de aquella procesión fue el siguiente: Maceros, arzobispos, obispos, cabildo metropolitano de Liverpool; monseñores, cabildos de las diócesis sufragáneas, otras dignidades y canónigos; párrocos regulares y hermanos. El legado pontificio salió de Mount Pleasant acompañado por el cardenal MacRoy, primado de Irlanda. Se procedió a la solemne bendición de la piedra fundacional por el arzobispo local y se inició una solemne misa pontifical presidida por el obispo de Leeds, como el más veterano de todos los sufragáneos de Liverpool. Predicó el legado. El coro estaba formado por sacerdotes, seminaristas, estudiantes del Upholland College y niños del Beacon Lane Orphanage. Como broche final de la misa se cantó el himno Cristo Rey, cuyo texto se incluye en este libreto y que tenían todos los fieles asistentes. Esta catedral no se llegaría a construir dado su elevadísimo coste. Tan solo se levantó el cuerpo inferior, un extenso rectángulo sobre el que se construiría el templo.

Entrada principal a la actual catedral católica de Liverpool, edificio circular. Frente a la entrada, presidida por el moderno campanario, se halla una gran escalinata ceremonial.
Panorámica del interior catedralicio. El altar se halla en en centro.

El siglo XX fue avanzando y en 1953 Adrian Gilbert Scott, hermano del arquitecto que había trazado la catedral anglicana, redujo las dimensiones de la catedral, que seguía siendo una iniciativa costosa. En los años sesenta fue elegido el proyecto (el cuarto ya) obra de Sir Frederick Gibberd’s y las obras se iniciaron en octubre de 1962. Se prolongaron hasta 1967, procediéndose a la consagración del templo el 14 de mayo. Se trata de un edificio circular, que al exterior recuerda un embudo. Está construido sobre el cuerpo inferior del antiguo proyecto, y se accede a él por una escalinata ceremonial encontrándose la puerta principal bajo la moderna torre de las campanas, una potente estructura rectangular de hormigón. La puerta es corredera, de bronce, y en ella están representados los cuatro evangelistas. Su autor fue Wiliam Mitchell’s. A cada evangelista se dedican las cuatro campanas, siendo la mayor la que lleva el nombre de Mateo, cuyo peso es de 4,6 toneladas.

La catedral es de hormigón, acero y vitrales. Su cubierta piramidal continúa mediante una linterna que en el interior causa una sensación impresionante pues en la tranquilidad ambiental de un gigantesco espacio circular lleno de color, en el centro, sobre el altar mayor, a modo de gran cúpula, se nota la linterna, con sus vidrieras de gran tamaño. De ella pende una estructura metálica circular que imita una gigantesca corona de espinas. Los juegos de luz en este interior son muy interesantes. Las capillas laterales sobresalen ligeramente del anillo central con muros de hormigón y, en los laterales, vidrieras verticales. Aquí no hay arco ni capiteles. Solo líneas rectas que contrastan con el círculo que forma el edificio. La luz viste el interior y la mesa del altar parece refulgir con la concentración lumínica en ella como punto central de toda la estructura.

Detalle de la planta del edificio. Los bancos rodean al altar como rayos del sol y a su vez están rodeados por capillas.

La mesa del altar es un bloque de mármol blanco que pesa ocho toneladas. Todo el espacio litúrgico está bien diseñado. El acceso a la sacristía es subterráneo mediante una rampa en curva que desde los bancos no se ve. Siguiendo el eje del altar, a continuación no hay un gran retablo sino que está el espacio para la cátedra y sacerdotes y aún detrás de esta se hallan los modernos sitiales del coro. Detrás, un pequeño pasillo y el muro circular que se abre con un vano rectangular sobre el que se sitúa el gran órgano y que da paso a la capilla del Santísimo, que por retablo tiene un mural de líneas inclinadas en el que se combinan los colores amarillo y blanco, que no pasan desapercibidos al iluminarse con la luz de las vidrieras. La sencillez aquí es notable, vestida por los rayos solares tamizados por los vitrales. Los fieles se sientan en los numerosos bancos que se sitúan alrededor del centro de este simbólico círculo formando un gigantesco disco.

Pasear por los distintos espacios de este edificio circular tiene su encanto, pues ofrece varias obras artísticas contemporáneas y rincones cargados de simbolismo, como el minimalista pero expresivo baptisterio, otro espacio circular.
Bajo esta catedral, popularmente conocida como el embudo de los irlandeses, se halla la cripta diseñada décadas atrás por Lutyens, con bóvedas de cañón, todo construido en ladrillo, espacio que sirvió de catedral provisional y que hoy se utiliza para conciertos y otros eventos.
La catedral de Liverpool pertenece a una generación de edificios circulares destacando también la que Niemeyer trazó para Brasilia, otro espacio de hormigón, acero y cristal.

Fuentes:

Solemn Blessing and Laying of the Foundation Stone of the Liverpool Metropolitan Cathedral of Christ the King, Liverpool 1933.

The Metropolitan Catedral of Christ the King, Liverpool. The History of Liverpool’s Catholic Catedral, Liverpool, The Trustees of the Roman Catholic Archdiocese of Liverpool, The Bluecoat Press, Book design by March Design.

Published inArquitecturaArteHistoriaLiverpoolPatrimonioPublicacionesRC Liverpool CathedralReino Unido

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!