Ir al contenido

El vigor de la escultura tardogótica alemana

IMG_3563
He aquí una Coronación de la Virgen, de autor desconocido, posiblemente de Núremberg. Fue tallada hacia 1500-1510 en madera de tilo. FOTOS: J. M. G.

JESÚS MANUEL GARCÍA. Hasta el día 6 de noviembre es posible contemplar en Valladolid la exposición Últimos fuegos góticos, que muestra escultura alemana del Bode Museum de Berlín. Está ubicada en el palacio de Villena, del Museo Nacional de Escultura. Lo que el visitante podrá ver es la fuerte personalidad de la escultura alemana producida en torno al año 1500. A esa época se la denomina también Tiempo de Durero o Edad de Oro de la escultura ya que genios como Erasmus Grasser, Tilman Riemenschneider, Veit Stoss, Hans Leinberger o Hans Thomas supieron plasmar en sus talleres el interesante espíritu creativo con el que terminó el mundo gótico.

IMG_3556
Mangnífica talla de la Virgen con el Niño. Admiramos los pliegues de los ropajes, esa línea vigorosa casi flamígera..

En estas esculturas vemos formas delicadas y llameantes. Los autores de estas obras supieron sacar todo el partido a la madera de tilo. Poniéndonos en la época, ese vigor o aire flamígero que desprenden todas estas obras coincide con la pronta aparición del luteranismo, que hacia 1520 apartó toda imagen de los templos de la Reforma, por lo que la escultura despareció de esos edificios. Ese espíritu llameante lo que muestra es la incertidumbre de la época, a finales de la Edad Media, en suelo germano. Toda esta colección viene del Bode Museum de Berlín, uno de los más antiguos de Europa.

Otra de las piezas es la que plasma la escena de la Visitación de María a su prima Isabel, obra de autor desconocido, del Tirol, que fue tallada hacia el año 1510 en la misma clase de madera de tilo. Hay que fijarse en las expresiones faciales de ambas mujeres, y en el vigor de sus ropajes, con ese movimiento y enrevesamiento en mil pliegues que le dan fuerza y frescor a la escena neotestamentaria en la que la prima de la Virgen, entrada en años, le comunica que está esperando un bebé a su edad. María acababa de escuchar la voz del arcángel Gabriel anunciándole a ella que daría a luz a un niño al que llamaría Jesús.

Según San Ambrosio, fue la Virgen la primera en querer acudir a visitar a su prima e interesarse por esa familia ahora que también iba a tener un niño.

IMG_3567
Escena de la Visitación de María a su prima Isabel.

En uno de los espacios de esta magnífica exposición se reproduce un torno en el que se ha puesto un tronco de tilo sobre el que el artista va trabajando. Es digno de ver. En Alemania es muy apreciado el árbol y hay una importante simbología alrededor del mundo vegetal que es propia de la cultura visual tardogótica. Tampoco podemos olvidar que una de las fuentes de inspiración de los constructores de catedrales era la Naturaleza, en ese caso, la flora y la fauna. La madera es noble, y por supuesto, participa de esa mitología del árbol. A suscitar respeto contribuyó el hecho de ser de este material la Cruz de Cristo.

Y si hay que hablar de un árbol muy querido en Alemania ese es el tilo, por su majestuosidad, duración, que atrae a las abejas por su perfume y por el color de sus flores. El tilo tiene poder sedante, casi narcótico, por lo que era favorito pues se decía que quien dormía a su sombra tenía sueños felices. El tilo es sagrado, se planta junto a los hospitales, aleja la peste, protege a las embarazadas y la madera de su tronco se utiliza en tablillas adivinatorias. También simboliza amor y fiesta.

IMG_3569
Vista del tronco de tilo colocado para ser tallado cómodamente y darle esa viveza de líneas que muestran todas estas piezas de la muestra.

En esta sala observamos, además, las diversas herramientas para trabajar esa madera tan preciada de la que han salido prodigios como los que ahora podemos disfrutar viéndolos con detalle.

IMG_3573
He aquí una ilustración del Hieronymus Bok: “El Tilo”, Kreuterbuch, Estrasburgo, 1551, que se conserva en la British Library, Londres.

Continuamos viendo piezas, como el busto femenino que formaba parte de la sillería de la capilla de los Fugger, talla anterior a 1518. Observamos a una mujer con típico tocado en actitud orante, que se lleva la mano derecha al pecho.

IMG_3574
Busto de mujer que perteneció a la capilla de los Fugger.
IMG_3576
Imágenes de Santa Margarita y Santa Dorotea, del maestro de las Puertas de Ahötting, activo en Baviera. Datan del período entre los años 1515-1520.

A partir de 1520 en Alemania se termina el movimiento escultórico que había prendido con fuerza en sus ciudades. El protestantismo, cuya cuna fue la ciudad de Wittenberg, apartó toda imagen de sus iglesias, por un lado y por el otro, desde el sur Roma irradiaba otro nuevo estilo, el Renacimiento con todo lo que conllevaba de admiración por lo clásico. Por efecto del purismo protestante muchos escultores tuvieron que ir a buscar trabajo a otras ciudades. Así, en Augsburgo y en Núrember, donde había humanistas que habían estado en Italia y que deseaban que el nuevo estilo prendiese en su tierra, esto hizo que los talleres se reformularan y empezasen a buscar nueva clientela entre los intelectuales y las clases acaudaladas. Por ello bastaron pocos años para pasar del retablo a la estatuilla, a la medalla, llegó el momento de satisfacer encargos íntimos que pasan de la Virgen a Venus. En esa época el arte estaba desligándose de la religión para adquirir nuevo rumbo.

IMG_3578
He aquí los cuatro evangelistas, de Tilman Riemenschneider (Heiiligenstadt, hacia 1460-Wuzburgo, 1531). Estas esculturas formaron parte del banco del retablo de Münnerstadt. Datan del año 1490.

Aquí se aprecian con mayor detalle las cuatro imágenes, llenas de encanto y expresividad.

 

IMG_3579
San Marcos, también con su evangelio y el león, que simboliza a este evangelista.
IMG_3582
Talla de San Mateo, con la mirada dirigida hacia el cielo.
San Lucas, acompañado del toro, que lo simboliza.
San Lucas, acompañado del toro, que lo simboliza.

 

IMG_3581
San Juan, con el libro sobre un atril.

Esta exposición cuenta con un programa de actividades culturales paralelo que incluyen talleres sobre árboles y bosques, conferencias sobre la cultura alemana, visitas nocturnas, entre otras. El visitante también tiene la oportunidad de dar rienda suelta a su imaginación en el espacio creativo titulado El sueño de la línea. El acceso a esta exposición es gratuito y puede visitarse de martes a sábado, de 11.00 a 14.00 horas y de 16.30 a 19.30 horas. Los domingos, de 11.00 a 14.00 horas.

 

 

Publicado elArtePatrimonioValladolid

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *