Ir al contenido

Un nuevo modelo sanitario dudoso en Vigo

Las enfermeras denuncian que este cuarto donde preparan la medicación no reúne las condiciones. FOTO: Cedida.
Las enfermeras denuncian que este cuarto donde preparan la medicación no reúne las condiciones. FOTO: Cedida.

JESÚS MANUEL GARCÍA. Todos los problemas que se vienen produciendo en distintos servicios del nuevo hospital de Vigo, desde que abrió hace ya algunas semanas, están demostrando el fracaso del modelo sanitario que la Xunta quiere imponer en el que construyó como buque insignia, el Álvaro Cunqueiro. El listado empieza a ser interminable: las privatizaciones de servicios, el propio modelo de financiación del edificio y los retrasos así como falta de instrumentos, e largo periplo privado para esterilizar instrumental; materiales de baja calidad, aparcamiento subterráneo de pago, falta de rampas de acceso al centro para discapacitados, escaso funcionamiento de la telefonía en el complejo, que hace que no haya manera de usar los teléfonos corporativos en los momentos de mayor urgencia, la escasísima cobertura wifi para los usuarios; la falta de un plan de evacuación con planos de situación para orientar a los ocupantes del hospital; las largas distancias que hay que recorrer por pasillos que parecen interminables; la falta de sillas de ruedas en muchos lugares del complejo así como de otro material; los problemas constantes que se detectan en los platos que se sirven en las habitaciones de los enfermos; la falta de mobiliario todavía en varias habitaciones, así como la no existencia de perchas en los armarios; desagües que no tragan el agua de las duchas; neveras de salas de estar de enfermería que guardan muestras de enfermos por no haber nevera en el servicio correspondiente; ascensores con pantallas que muestran informaciones absurdas a usuarios que apenas pasan unos segundos en el habitáculo de transporte vertical; suelos sucios; los celadores en huelga porque hay otros trabajadores con contrato privado que hacen varias funciones de aquellos, con lo que los celadores consideran que se duplica personal para hacer lo que ellos hacen con el consiguiente gasto de dinero de las arcas públicas. A todo esto se suman las numerosas cirugías suspendidas hasta nuevo aviso, por falta de material. Son hechos que conocen los ciudadanos, que se sienten indignados con este modo de servicio que presta el moderno hospital.

   Hace poco iban a intervenir a un paciente de aneurisma de aorta y no se pudo seguir porque al abrir la caja del instrumental estaba vacía. Las urgencias se hallan colapsadas ante el lío que allí se produce cada día, donde ha habido enfermos que han sido dados de alta en un cuarto limpio, e decir, una pequeña sala donde se almacenan medicamentos; los enfermos que van a Rayos esperan horas en una sala todos apelotonados, cada uno con sus problemas, con sus enfermedades, que a veces son más que evidentes al estar tan juntos.

Acceso al servicio de urgencias, en la zona posterior del complejo hospitalario. FOTO: J.M.G.
Acceso al servicio de urgencias, en el que sus profesionales denuncian descontrol. FOTO: J.M.G.

    En el cuarto de medicamentos de urgencias una profesional ha denunciado que es allí donde seis enfermeras preparan la medicación que administran a los pacientes, añadiendo que es una suerte contar con esa sala porque en la zona de camas de observación asegura que se olvidaron de ela. Considera que este cuarto no está adecuado para la función a la que ha sido destinado. “La última vez que dije que esto no era un cuarto para preparar medicación todas las enfermeras, la respuesta que obtuve de la supervisora del servicio fue: ‘Mujer, pocas veces vais a coincidir todas juntas”, señala M. V.

   Una madre que tuvo que ingresar a su bebé en este hospital no funcionó bien el sistema de aire acondicionado “que nos congela y no se puede apagar en ningún lado. Cinco días reclamando y mantenimiento sin aparecer ni por asomo. ¡No hay personal con la de parados que hay!”. Esta madre se siente desesperada porque son varios días con el bebé de un mes ingresado por una infección respiratoria “imposible de curar de esta manera”. Otra ciudadana, que trabaja en este hospital, llevó a su suegra a urgencias, aquejada de una rectorragia a la que dieron el alta a las seis de la mañana. esto fue en sábado. El lunes siguiente, la octogenaria tuvo que ingresar de nuevo y fue llevada a digestivo y, cuando ya podía comer, no le dieron alimento, reclamó la bandeja y la supervisora le dijo que no tenían y no la podía sacar (la comida).

   Movilizaciones

   Como es sabido, este martes, día 13, se celebrará una jornada de huelga sanitaria que ne Vigo tendrá un matiz especial dada la situación que presenta el Álvaro Cunqueiro. Los celadores también se van a manifestar como colofón a unos días de protesta, a la espera de tener esa reunión de la que les habló el conselleiro de Sanidade en su visita del pasado viernes al HAC. Para elmartes habrá en Vigo una delegación especial de celadores del Complexo Hospitalario Universitario Ourensán (CHUO), que se desplazarán en apoyo de sus compañeros, como el pasado viernes hicieron los de Lugo y días antes los de Santiago.

     La Plataforma Sanitaria pola Defensa e Mellora da Sanidade Púbica de Ourense explica en un comunicado lo siguiente: “A loita destes profesionais e da poboación de Vigo, non pode ser algo alleo a cidadanía da provincia de Ourense, onde vemos como ano tras ano, se perden camas hospitalarias, se privatiza o mantemento do CHUOu, se precarizan os contratos laborais, se amortizan prazas de profesionais, se pecha a atención urxente de Pediatría as 24 horas, se atrasa a construción de novas infraestruturas sanitarias, se perden terreos sanitarios como o Hospital de Toén, se ten desorganizado e deshumanizado o servizo de Urxencias do CHUOu, etc. Ademais os ourensáns non podemos perder de vista que as infraestruturas sanitarias de Vigo, non son soamente para Vigo, os hospitais desa zona son tamén centros que atenden a moitas persoas desta provincia pois son referentes para problemas de Saúde como: Pediatría, Cardiovascular, Medicina Nuclear, Cirurxía Plástica, Queimados, etc. Polo tanto os ourensáns tamén nos xogamos moito, tendo en Vigo centros sanitarios que poñen en risco a seguridade e atención aos doentes“.

   La Junta de Personal convoca a todos los trabajadores para exigir que el hospital nuevo de Vigo sea público al 100% y, entre otras reivindicaciones, que los celadores puedan hacer todo su trabajo sin la presencia de los tigas, trabajadores contratados privadamente que duplican funciones de los celadores para las que no están debidamente preparados.

   La ciudad de Vigo está muy sensibilizada con el problema de su hospital. Y a pesar de que hay políticos que quieren quitar hierro a lo que sucede, la realidad les supera y de forma tozuda les dice que como no se ponga una solución adecuada, el HAC se quedará pequeño en comparación con el tamaño de la pesadilla que afectará a los responsables políticos, por tomar decisiones que han llevado a que el HAC esté en la situación en que se halla. La situación desmotiva al personal y así hay algún profesional que ha cogido estos días de descanso, porque le pertenecen, y lo primero que dice es: “Quero desconectar nestas vacacións e non saber nada de nada dese hospital”, su propio centro de trabajo.

Publicado elSanidadVigo

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *