Ir al contenido

OPINIÓN. Falta de vigilancia en el Cunqueiro

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

JESÚS MANUEL GARCÍA

 Una mujer de 49 años iba a visitar a su madre hospitalizada en el Álvaro Cunqueiro. Llegó a primerísima hora de la mañana del jueves y, nada más pasar cerca de la cafetería cerrada de la planta cero o principal, por causas desconocidas se desplomó al suelo, perdiendo la vida. No recibió atención de nadie. A esas horas es cierto que en esa zona no hay trabajadores porque, como dice el hospital, es precisamente zona de oficinas varias. Esto deja ver que la seguridad en el principal hospital de Vigo es dudosa. Da incluso pistas para quienes quieran delinquir en aquellos largos pasillos vacíos durante la madrugada. Pero vamos a ver, ¿no hay acaso cámaras de seguridad en todo el HAC? ergo, ¿dónde estaban los vigilantes? ¿Hay vigilantes acaso? ¿Cuántos? Pobre mujer que iba a ver a su madre enferma y, sin saberlo, se despidió de este mundo en la planta principal del flamante hospital. Qué sensación de impotencia. Ya sabemos que este hospital está estructurado en bloques y que se accede directamente a cada uno desde el aparcamiento subterráneo. Pero la gente usa el pasillo por la razón que sea, como hemos hecho varios, porque te es más cómodo ir de un bloque al otro desde ese corredor de la cero o vete tú a saber. El caso es que la pobre mujer fue por esa zona sin pensar en seguridad ni nada, porque la daría por supuesta, como nos hubiese pasado a muchos. Tuvo la mala suerte de morirse y caerse al suelo. Y le ocurrió como ocurren estas cosas, en el lugar más inesperado y, en este caso, solitario. A la policía le sorprende el tiempo pasado desde que alguien vio a la señora hasta que se avisó a comisaría. Más impotencia. Te desvaneces en el pasillo dentro del hospital y allí firmas tu sentencia mortal. Qué triste. Qué falta de vigilancia, qué falta de seguridad. Las cámaras estarán de adorno porque aquí de nada sirvieron. Pobre hija que muere cerca de la habitación de su madre enferma. Y pobre madre por el disgusto que tendrá ahora. Era lo que faltaba en el Álvaro Cunqueiro. No es de extrañar que muchos vigueses hablen de estrategia para que la ciudadanía acabe creyendo que es mejor la sanidad privada. Menos seguridad y menos todo. Lo malo de la estrategia, que queremos creer inexistente, es que juega con vidas humanas.  

 

Published inOpiniónSanidadVigo

3 Comments

  1. Rosario Rosario

    Estamos empezando a pensar que el A.C. Trabajan unos incompetentes.Donde estaban los que tienen que vigilar esa zona? Pero claro la culpa como siempre es del presidente de la Xunta .Faltaria más¡ este hospital tiene la desgracia de ser un arma política desde el principio.Por lo visto en el Xeral todo funcionaba estupendamente , hasta las urgencias funcionaban mejor a las que por desgracia tuve que ir varias veces y te atendían dé aquella manera . Los empleados también se les debería pedir algo más de implicación en su trabajo y menos protestar.Claro que en la privada esto no pasa porque el que no cumple se va a la calle

    • yayo yayo

      Un par de datos:
      Tres vigilantes vigilan todo el complejo (interior y exterior) Uno la sala de cámaras (200 y pico largas) y los otros dos para todo el recinto.
      Con la cantidad de conflictos q genera urgencias (pacientes agitados y\o familiares por desgracia) son requeridos muchas veces.
      Usted me dirá si la privada (concesionaria) cumple o se tiene q ir a la calle como usted recomienda.

  2. javier javier

    Estimada Rosario.
    solo te diré unas pequeñas informaciones, que normalmente no salen a la luz publica.
    Cuando los trabajadores llegaron al nuevo hospital no habia practicamente NADA,
    Tuvieron que ir a los chinos a comprar regletas electricas PARA NO SUSPENDER LAS CONSULTAS, y enchufar, ordenadores, ecografos, etc.. (pagaron las regletas de su bolsillo).
    Como tampoco habia material de enfermeria, osea, gasas, medicacion, etc… fueron a toda pastilla con su coche PRIVADO, al meixoeiro a que las compañeras le prestaran material, (pagaron el desplazamiento de su bolsillo).
    Cuando el padre de un altisimo cargo de la xunta estuvo en la uci del meixoeiro.. “no le falto de nada” curiosamente, contrataron personal, etc… “lo que hiciese falta”.
    cuando fue el caso del ébola en el mx, personal de enfermeria se presentó VOLUNTARIA, con el mismo sueldo, sin nada de compensacion, estimada Rosario ¿arriesgarias tu vida para ayudar a salvar otra?, ¿pondrias dinero de tu bolsillo para comprar enchufes en la emprsa de tu jefe???.
    saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!