Ir al contenido

El SAGAP denuncia la política “temeraria” del Sergas para sustituir a 900 enfermeras

Las medidas excepcionales adoptadas por la gerencia del Chuvi las califica de “alegales”

JESÚS MANUEL GARCÍA. El sindicato SAGAP denuncia la política laboral del Sergas para estas fechas navideñas. Se trata de una política “que nos está a levar a unha situación insoportable tanto para os traballadores e traballadoras do sistema sanitario como para os pacientes e usuarios”. Recuerda esta organización que la falta de personal es un problema constante que se nota mucho más ahora, en invierno, en época de fríos, porque se suelen colapsar los servicios de urgencias y los pasillos y entradas de los hospitales que luego son portada en la prensa.

   Para el SAGAP, “o que é tan evidente e predicible para calquera cidadán, non parece selo para o Sergas, que a xulgar pola súa non-política de previsión, debe consideralo un feito puntual e nada esperado, froito dunha conxunción astral, do aliñamento dos planetas, ou dalgunha maldición que fai coincidir as vacacións e baixas do persoal con virus de gripe extremadamente virulentos que atacan aos pacientes que non acudiron a vacinarse, ós que logo acusan de irresponsables”. A todo ello, en el presente invierno, hay que añadirle otro problema como es la falta de sustitutos en las listas de contratación de enfermería , pediatría y medicina de familia.

“Pode que ao Sergas este novo factor o collera por sorpresa, aínda que iso implicaría aceptar que os seus xestores pouco aprenderon neses másters de xestión dos que tanto alardean. Ou iso, ou é que nos toman coma parvos. Non saberíamos dicir cal das dúas opcións é máis preocupante. Pois como é de supoñer, isto tamén ten fácil explicación: a falta de aspirantes na lista de vinculacións temporais deriva do abuso continuado por parte do Sergas ao persoal substituto destinado a suplir as ausencias do persoal fixo”, señala el SAGAP.

   En los últimos años, esas ausencias por bajas, días de permiso o vacaciones, y las plazas que van quedando vacantes, “ou non son cubertas ou o son de xeito precario por días ou por horas e por persoas distintas cada día (afastándose cada vez máis da lexislación laboral vixente)”. Esta situación impide a los sustitutos conocer con suficiente antelación los turnos, las unidades de destino e incluso si van a trabajar o no hasta el mismo día, lo que hace que estas personas no tengan una vida ordenada y dificultándoles la conciliación familiar, pues una gran mayoría de este personal son mujeres que tienen hijos pequeños o que están en edad de tenerlos, datos estos que el sindicato considera que el Sergas debería tener en cuenta.

   Pero en estas fechas navideñas este año se da otro problema y es que después de dos años sin que el Sergas convocase una oposición para enfermería, el pasado noviembre anunció como fecha de examen la del 23 de enero próximo. Esta oposición es la única opción para conseguir una de las pocas plazas fijas que se ofertan, que son 102 para un total de 8.500 aspirantes, y 41 plazas de médicos de familia para 1.040 inscritos. La nota conseguida en la prueba condicionará el 60% de la puntuación de las listas de contratación. Por ello el personal apuntado está esforzándose por obtener la mayor nota posible ya que se juegan su futuro profesional para los próximos años. De ahí que una parte importante del personal haya pedido suspensión de llamamientos de la citada lista para dedicarse a preparar con todo el tiempo disponible la mencionada oposición.

   En Vigo por distintas clases de permisos faltan algo más de 900 profesionales, lo que obligó al Sergas a adoptar medidas excepcionales ya publicadas en este medio, para hacer frente estos días a la falta tan notable de profesionales de la enfermería. Al SAGAP le parecen medidas “precipitadas, inexplicables, improvisadas, pouco eficaces, senón a-legais. Así vemos como se nos están a negar permisos, como hai ausencias que non son cubertas e como se lle ofrece ao persoal unha retribución por prolongar as súas xornadas”.

   Asegura que con la disculpa de la falta de sustitutos “e culpabilizando e facendo responsables coma sempre ós traballadores”, el Sergas quiere poner una solución a costa de “recortar dereitos: denéganse días de permiso e cando os conceden son a costa de sobrecargar ao resto da plantilla (xa previamente mermada), creando enfrontamentos entre os propios traballadores, chegando a ofrecer incentivos económicos a cambio de vulnerar os seus propios dereitos (o que fai correr o grave risco de que unha vez aceptado o trato, estes poidan ser vendidos e perdidos para sempre), e negando as poucas posibilidades de traballar a aqueles que aínda permanecen nas listas”. La solución se toma, insiste este sindicato, recortando calidad asistencial, pues “exprímese aos traballadores, que son levados a situacións límites, chegando a verse afectada a súa propia saúde laboral e por tanto a calidade prestada”. Todo esto imposibilita, desde la perspectiva del SAGAP, el cumplimiento de las recomendaciones de los organismos autorizados y expertos en cómo debe ser la atención prestada por un sistema de salud de calidad. Las decididas por el Sergas le parecen temerarias.

   Las medidas que propone este sindicato son las siguientes: contratación estable y programada, contratos de larga duración para cubrir todas las vacantes, cobertura de las sustituciones de modo nominal;  respetar los derechos de los trabajadores, proteger su salud y que haya un compromiso real de dotar de medios humanos y materiales a la sanidad para garantizar la asistencia de calidad.

Publicado elGaliciaSanidadVigo

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!