Ir al contenido

Una portada monumental en la UCI

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
El andamio lleva varios meses colocado y no se registra actividad profesional alguna. FOTO: J.M.G.
El andamio lleva varios meses colocado y no se registra actividad profesional alguna. En la imagen se aprecia el pastiche de imágenes reunidas en el tímpano así como las arquivoltas, cuyas dovelas no son todas originales de la Edad Media, ni mucho menos. FOTO: J.M.G.

JESÚS MANUEL GARCÍA. Ya en el año 2009 tuvimos ocasión de publicar en La Voz de Galicia que urgía efectuar una restauración del portal norte de la catedral ourensana. En esa zona, a los efectos del clima y de la contaminación se suma la acción del hombre convirtiendo el frente norte de la catedral en la parte más sucia del monumento. La puerta norte, ya lo decía en el siglo XIX Manuel Sánchez Arteaga, es «la más bella y mejor conservada» de todas. Este canónigo era consciente de que su deterioro se debió también «a la mala calidad del granito de la mayor parte de estas columnas y estatuas».

21EF9175-7050-4DA9-8C9F-9CCB10C26A3D
El andamio, que no alcanza los veinte metros, supone, sin uso, un estorbo en la visión del monumento. FOTO: J.M.G.

   En los años sesenta del siglo XX se le aplicó una cera que, lejos de proteger, deterioró aún más el monumento hasta llegar a la preocupante imagen actual. Cuando se restauró la fachada de Santa María Nai, en el 2006, la empresa Tomos de Pontevedra redactó una propuesta para actuar también en la catedral. Rosa Benavides, de la mencionada empresa, aconsejaba que lo primero que habría que hacer era «redactar un proyecto de restauración» y que la intervención que se proponga se apoye «en el diagnóstico previo de las patologías porque una cosa es lo que apreciamos a simple vista y otra, confirmar esas percepciones con análisis realizados por petrólogos especialistas en conservación de monumentos».

   La puerta muestra una erosión importante y la cera que como consolidante se aplicó sobre sus piedras origina, según Benavides, «muchos problemas entre ellos el que más se ve, la acumulación de mugre». Para tratar la cera sobre granito, el Departamento de Física Aplicada de la Universidad de Vigo y Tomos desarrollaron un proyecto de I+D para la limpieza con láser con buen resultado.

   En aquellos años, el responsable de patrimonio de la diócesis y canónigo archivero, Miguel Ángel González, ya no sabía qué hacer para conseguir la limpieza de dicho portal y su fachada. «Incluso pedí hace tiempo una escalera para limpiar aquello pero nada», decía por aquel entonces. La portada norte es en origen románica.

Perspectiva de las arquivoltas, del tímpano y, más arriba, el rosetón, todo ello flanqueado por sendas torrecillas defensivas. FOTO: J.M.G.
Perspectiva de las arquivoltas, del tímpano y, más arriba, el rosetón, todo ello flanqueado por sendas torrecillas defensivas. FOTO: J.M.G.

   A finales del año 1471 sufrió daños por la intervención del Conde de Benavente y hubo que rehacer la fachada, siguiendo las directrices del momento, es decir, del gótico final. Pensemos en las figuras del tímpano y en el rosetón. Bango Torviso apunta que en origen, el portal estaba dedicado a la Virgen pues los apóstoles y profetas le parecen testigos de una Anunciación de la que quedaría el ángel decapitado que se ve a la izquierda.

Detalle de la imagen del ángel descabezado, que permite suponer que formaría parte de una Anunciación. FOTO: J.M.G.
Detalle de la imagen del ángel descabezado, que permite suponer que formaría parte de una Anunciación. FOTO: J.M.G.
IMG_0247
Un apóstol muestra el libro del Evangelio a los fieles que acceden al templo. FOTO: J.M.G.
IMG_0248
El fiel que se dispone a penetrar en el microcosmos de piedra también se ve interpelado por el profeta (obsérvese su gran deterioro), o lo que es lo mismo, por el Antiguo Testamento. FOTO: J.M.G.
IMG_1272
Obsérvese la ornamentación de los capiteles, con seres antropomorfos e híbridos. FOTO: J.M.G.
IMG_1273
La decoración vegetal no puede faltar tampoco en esta maraña de seres que reciben a quien en la casa del señor Martiño entra. FOTO: J.M.G.

   Más arriba, a finales del XV, se colocó un tímpano recompuesto con varias figuras a los pies de cuya Piedad hay excrementos de aves, restos de una botella y una zapatilla que desde la calle no se ven. Para Pita Andrade las fachadas norte y sur debieron de ser primitivamente idénticas. Entre los escudos campea el del obispo Diego de Fonseca.

   Desde aquel 2009 pasaron seis años y en los últimos meses hemos visto cómo se montaba la estructura de andamios cubriendo todo el portal. La catedral fue sometida a varios trabajos de mejora en sus cubiertas pero pasó la primavera, pasó el verano y ne todas las visitas que hicimos a las cubiertas en ninguna de las ocasiones hemos visto señales de actividad en la fachada norte. La Xunta contrató los trabajos a una empresa castellana pero nada se hizo. Ahora parece que se los van a adjudicar a otra firma. Mientras, el andamio cumple meses afeando el edificio, con sus hierros y su tela azulada, que impide ver tanto el rosetón de curva deltoide como el tímpano, las arquivoltas y las torrecillas defensivas. El andamio alcanza una altura de apenas 19 metros, dado que la nave del transepto mide unos 17 metros de alta. Y no se ve desde el paseo de ronda que recorre los brazos norte y sur del crucero.

Pisos del andamio para alcanzar cada nivel de la fachada, sin actividad. FOTO: J.M.G.
Pisos del andamio para alcanzar cada nivel de la fachada, sin actividad. FOTO: J.M.G.

   Si los responsables no se dan prisa, en unos cuantos años más se perderán las esculturas del profeta y del apóstol que enriquecen este acceso a la catedral. El granito se deshace con solo tocarlo y no se puede olvidar que esa es una zona de copas en la noche ourensana, por lo que el portal está expuesto a que cualquiera pueda atentar contra él al no haber verja alguna. El portal sur también está sufriendo desgaste en su granito, que de igual modo se deshace al pasarle los dedos de la mano.

En el costado norte catedralicio se combina el románico con el último gótico que parece querer acaparar todo el protagonismo con el vano flamígero de la capilla de San Juan. FOTO: J.M.G.
En el costado norte catedralicio se combina el románico con el último gótico que parece querer acaparar todo el protagonismo con el vano flamígero de la capilla de San Juan. FOTO: J.M.G.

   La labor que se ha de llevar a cabo en la portada de la calle Juan de Austria va a ser muy delicada, dado el estado que ofrece la piedra. Casi un trabajo quirúrgico o por lo menos minucioso. Ahora se está a la espera de que Patrimonio escoja nueva empresa para acabar cuanto antes con esta delicada situación que se vive en la mencionada zona de la catedral, al norte y que bien castigada está a lo largo del año con la puesta de bolsas de basura y cajas a sus pies en la noche, cuando no bolsas que derraman líquidos manchando el pavimento.

Published inArquitecturaArteCatedral de OurenseOurensePatrimonioRestauración monumental

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!